- La partición en el régimen de comunidad y la muerte de uno de los cónyuges.


UTSUPRA

REVISTA DE DERECHO DE FAMILIA
Y SUCESIONES
Director Claudio Belluscio
Coordinadora: Karina A. Bigliardi

Editorial Jurídica | Cloud Legal









Doctrina | Origen: Argentina : Fecha . Citar como: REVISTA DE FAMILIA UTSUPRA Protocolo A0026525 de Utsupra.

La partición en el régimen de comunidad y la muerte de uno de los cónyuges.



Ref. Doctrina Especial para Utsupra. REVISTA DE DERECHO DE FAMILIA Y SUCESIONES NÚMERO 1. FEBRERO DE 2019. Tema: "Distintos aspectos de la ruptura matrimonial y de la unión convivencial". Director Claudio Belluscio. Coordinadora: Karina A. Bigliardi. ARTICULOS DE DOCTRINA. d.- La partición en el régimen de comunidad y la muerte de uno de los cónyuges. Por Fernando H Castro Mitarotonda. // Cantidad de Palabras: 4627 Tiempo aproximado de lectura: 15 minutos


Revista de Derecho de Familia y las Sucesiones. Número 1. Febrero de 2019.

Tema: "Distintos aspectos de la ruptura matrimonial y de la unión convivencial".

ARTICULOS DE DOCTRINA.

d.- La partición en el régimen de comunidad y la muerte de uno de los cónyuges.

Por Fernando H Castro Mitarotonda

I. Introducción.


Sabido es que desde la celebración del matrimonio los cónyuges quedan sujetos a las normas de orden patrimonial imperativo, cualquiera fuere el régimen económico- legal o convencional-, o la naturaleza de aquél -comunidad o separación de bienes. (72)

Desde el aspecto metodológico, se ubica en el Código Civil y Comercial “el tratamiento del régimen patrimonial del matrimonio dentro del Libro Segundo “Relaciones de familia”, en lugar de como lo hacía el sistema derogado que incluía la `sociedad conyugal` dentro del Título II de la Sección Tercera, `De las obligaciones que nacen de los contratos´”. (73)

El Código regula, además de un conjunto de normas inderogables y comunes a ambos regímenes- arts. 454 a 462-, normas propias del régimen de comunidad- arts. 463 a 504- y del régimen de separación de bienes- 505 a 508.

Analizaremos en el presente, en forma esquemática, la partición en el régimen de comunidad y la muerte de uno de los cónyuges.

II. Causales de disolución.

El Código Civil y Comercial, prevé las causas de extinción de la comunidad en el artículo 475. (74)

En este sentido, se pueden distinguir “las causales de disolución del régimen de comunidad previstas en el art. 475 del nuevo código y las causales de disolución del régimen de separación de bienes que establece el art. 507 del mismo ordenamiento legal. A su vez, existen causas comunes de extinción en ambos regímenes. En rigor todas las causas que hacen cesar el régimen de separación de bienes son también causas que extinguen el régimen de comunidad; en cambio las causales de separación judicial de bienes (art. 477) son exclusivas del régimen de comunidad”. (75)

Dentro de dichas causas encontramos la muerte real o presunta, prevista en el inc. a) del art. 475, y en el art. 476. (76)

La norma establece como fecha para la extinción del régimen, en el caso de muerte comprobada, el día de fallecimiento de uno de los cónyuges. Y, en el supuesto de muerte presunta, desde el día presuntivo del fallecimiento fijado en la sentencia.

Acaecida la extinción del régimen de comunidad por cualquiera de las causas, “se forma una indivisión con los bienes gananciales. Esa masa ganancial, que constituye el resultado económico de la vida matrimonial y está destinada a liquidarse con la partición, es la llamada ´indivisión postsocietaria´, (77) o ´post-régimen´, (78) o, de acuerdo a la denominación más difundida, ´postcomunitaria´, que emplean el Proyecto de Código Civil de 1998 (art. 475 y ss.) y el nuevo Código Civil y Comercial (art. 481 y ss.)”. (79)

III La indivisión postcomunitaria

La indivisión postcomunitaria ha sido definida como “la situación en que se halla la masa de bienes gananciales desde la disolución de la sociedad conyugal hasta la partición”. (80)

El Código Civil y Comercial – art. 481 – regula en la Sección 6° la indivisión postcomunitaria cuando la extinción de la comunidad es en vida de ambos cónyuges. Mientras que efectúa una remisión a las normas de la indivisión hereditaria cuando la extinción opera por el fallecimiento de uno de los cónyuges (art. 2323 y concs.).

La indivisión postcomunitaria solo se da en el supuesto de régimen de comunidad, y no en el régimen de separación de bienes, por la carencia de la ganancialidad. (81) Así, la muerte del cónyuge provoca la disolución de la comunidad de pleno derecho y la adquisición de la herencia por parte de los herederos.

El art. 2433 del Código Civil y Comercial estipula que: "Si heredan los descendientes, el cónyuge tiene en el acervo hereditario la misma parte que un hijo. En todos los casos en que el viudo o viuda es llamado en concurrencia con descendientes, el cónyuge supérstite no tiene parte alguna en la división de bienes gananciales que corresponden al cónyuge prefallecido".

De esta forma, “el cónyuge concurre a la herencia del causante como si fuera un hijo más y, en relación a los bienes gananciales, sólo retira, como socio de la sociedad conyugal o de la comunidad, la parte que le corresponde, y no tiene derecho a recibir nada en relación a la parte del causante en el acervo ganancial”. (82)

Cabe recordar, además de la concurrencia del cónyuge con los descendientes, que cuando este concurre con los ascendientes la forma de dividir la herencia surge del art. 2434 (83) del CCyCN. Y, en el caso de no haber descendientes ni ascendientes, el cónyuge supérstite hereda la totalidad de la herencia, excluyendo a los colaterales- art. 2435- (84)

Así, “en los fundamentos del Anteproyecto elaborado por los Dres. Ricardo Luis Lorenzetti, Elena Highton de Nolasco y Aída Kemelmajer de Carlucci se afirma lo siguiente: ´se mantiene la distinción de bienes propios y bienes gananciales cuando el cónyuge concurre con los descendientes, por considerar que la solución del Código Civil tiene fuerte arraigo social y debe ser mantenida´. El Anteproyecto de 1998, en cambio, innovaba sobre el tema y disponía, -en el art. 2382-, que el cónyuge tenía siempre la misma parte que un hijo, sin distinguir entre bienes propios y bienes gananciales”. (85)

En este sentido, resulta de aplicación al nuevo código la doctrina elaborada en el Código Civil, “en no admitir la continuidad de la comunidad. Vélez siguió la solución del Código Francés, que suprimió la institución denominada "comunidad continuada", vigente en el antiguo derecho francés”. (86)

Como lo adelantáramos, en el supuesto de muerte de uno de los cónyuges bajo el régimen de comunidad el proceso de liquidación deberá seguir las reglas del Título VI del Código Civil y Comercial. (87)

En función de ello, existen reglas para la gestión de la indivisión, tanto para el supuesto de administración extrajudicial- arts. 2325-, (88) como judicial – art. 2353, (89) 2346 (90)-.

En relación al pasivo, sin embargo, y a pesar de la clara remisión del art. 481 a las normas de la indivisión hereditaria, “no existen normas concretas que brinden solución al régimen aplicable al pasivo de los esposos”. (91)

Ello ha motivado se ensayen distintas soluciones en doctrina (92), que en otro lugar antes de la sanción del nuevo Código analizáramos. (93)

Cabe resaltar que “la liquidación de la masa ganancial es previa a la división de la herencia, porque en tanto no se efectúe esa liquidación, se ignorará la cuantía del derecho ganancial que está integrando la herencia del fallecido” (94). Y, nada obsta que la cuenta particionaria comprenda tanto la división del acervo líquido postcomunitario como la del haber de la herencia, con inclusión en cuanto a éste último de los bienes propios del causante”. (95)

Asimismo, resulta conveniente diferenciar la situación del cónyuge en el caso de: comunidad disuelta y liquidada, comunidad disuelta pero no liquidada; y bienes adquiridos con posterioridad a la disolución de la comunidad. (96)

En el primer caso puede interpretarse que al estar liquidada la comunidad no existen bienes gananciales, sino bienes personales. Por tanto no habría que distinguir el origen de los bienes y el cónyuge heredará como un hijo más. (97)

En el segundo caso- comunidad disuelta pero no liquidada- al estar vigente la condición de bienes gananciales al momento del fallecimiento, la norma aplicable será la del art. 2433 del CCyCN. Así el cónyuge supérstite será excluido por los descendientes de la mitad de los bienes gananciales que corresponde al cónyuge fallecido. (98)

En la hipótesis de bienes adquiridos con posterioridad a la disolución de la comunidad, al no subsistir la comunidad, se aplica la regla del art. 2433, párr.1° del CCyCN. (99)

IV. La Partición

Cuando finaliza el procedimiento de la liquidación de la comunidad es posible proceder a la partición de la masa común. (100)

La partición, como señala Méndez Costa “es el acto jurídico mediante el cual la porción ideal de gananciales de cada cónyuge se concreta en bienes determinados”. (101)

En el Código Civil derogado, la ausencia de una regulación propia en el ámbito del régimen de comunidad implicaba recurrir a la aplicación de las normas del proceso sucesorio (arts. 3452, 3475 bis, 1315 del Código Civil). (102)

Con la sanción del Código Civil y Comercial se incorporan normas específicas de la partición de la comunidad. Así, el art. 496 establece: “Disuelta la comunidad, la partición puede ser solicitada en todo tiempo, excepto disposición legal en contrario”.

Por ende, en cuanto al derecho aplicable, “cualquiera que haya sido la causa de la extinción del régimen de comunidad, a la partición se aplican las normas que regulan la partición hereditaria”. (103)

Asimismo, cabe señalar que “el proceso de liquidación y partición de los gananciales se inserta en el trámite de la sucesión, debiendo realizarse dentro del proceso sucesorio, por el fuero de atracción de éste último (arts. 2336 CCyCN y art. 3284, inc. 1° C.C)”. (104)

V. Derecho a pedirla

“La partición puede ser pedida en cualquier momento por los cónyuges, sus herederos, en los casos de extinción de la comunidad por muerte, o sus acreedores por vía de la acción subrogatoria” (105). Aunque, en el caso que el único heredero sea el cónyuge, no habrá necesidad de pedirla. (106)

La facultad de pedir la partición reglada en el artículo 496 hay que relacionarla con el art. 2365: “La partición puede ser solicitada en todo tiempo después de aprobados el inventario y avalúo de los bienes”.

La excepción a la norma aparece con las restricciones a la partición, “que solo pueden reconocer origen legal; tales, las disposiciones contenidas en el art. 444 CCyC, que atribuyen al juez la facultad de impedir la partición del inmueble que fuera la vivienda familiar”. (107)

Y, a su vez, cuando la extinción se produce en caso de muerte “tampoco podrá hacerse la partición respecto del inmueble que constituyó el último hogar conyugal y sobre el cual el cónyuge supérstite tiene derecho real de habitación vitalicio y gratuito, conforme lo establece el art. 2383, o respecto de los casos de indivisión forzosa contemplados por los artículos 2330,2331 y 2332”. (108)

VI. Masa partible

En relación a la masa partible establece el art. 498 del CCyCN: “La masa común se divide por partes iguales entre los cónyuges, sin consideración al monto de los bienes propios ni a la contribución de cada uno a la adquisición de los gananciales. Si se produce por muerte de uno de los cónyuges, los herederos reciben su parte sobre la mitad de gananciales que hubiese correspondido al causante. Si todos los interesados son plenamente capaces, se aplica el convenio libremente acordado”.

La norma transcripta, en coordinación con el art. 2369 (109) expresa que la masa común se divide entre los cónyuges: si todos los interesados son plenamente capaces, se aplica el convenio libremente pactado. (110)

Las operaciones para la realización de la partición se las puede clasificar en mediatas, donde encontramos al inventario y al avalúo. Y, operaciones inmediatas, en las que corresponde incluir la relación del activo y sus valores, la determinación y deducción de las deudas –liquidación-, división y partición. (111)

VII. Atribución preferencial

El art. 499 dispone: “ Uno de los cónyuges puede solicitar la atribución preferencial de los bienes amparados por la propiedad intelectual o artística, de los bienes de uso relacionados con su actividad profesional, del establecimiento comercial, industrial o agropecuario por él adquirido o formado que constituya una unidad económica, y de la vivienda por él ocupada al tiempo de la extinción de la comunidad, aunque excedan de su parte en ésta, con cargo de pagar en dinero la diferencia al otro cónyuge o a sus herederos. Habida cuenta de las circunstancias, el juez puede conceder plazos para el pago si ofrece garantías suficientes”.

En el marco conceptual “el derecho de atribución preferencial es la facultad que se concede a ciertos copartícipes de solicitar que, si se reúnen ciertas condiciones, en la partición, se le atribuya un determinado bien de la masa indivisa con la correspondiente compensación de valores, o pago de la diferencia en caso de exceso sobre el valor de su porción”. (112)

Los derechos de atribución preferencial, institución que reconoce como fuentes el Código Belga (arts. 1446 y 1447), de Quebec (art. 515) y especialmente el Código francés (art. 832 y ss) (113), no estaban legislados en el Código de Vélez. (114)

Así, en el Código Civil y Comercial por una parte la encontramos receptada en el art. 499 – atribución preferencial en la partición del régimen de comunidad-, y por otra en el art. 2380- atribución preferencial de establecimiento- y art. 2381 – atribución preferencial de otros bienes.

Como explica Krasnow “destacamos como aporte valioso el considerar en la partición no solo el valor objetivo que tienen los bienes, sino también el valor subjetivo que puede tener para cualquiera de los cónyuges. En muchas situaciones, nos encontraremos con el reclamo de un cónyuge que pide conservar en su patrimonio un bien por la trascendencia que el mismo puede representar en su actividad laboral-profesional o afectiva”. (115)

VIII. Forma de la partición

El art. 500 expresa: “El inventario y división de los bienes se hacen en la forma prescripta para la partición de las herencias".

Por ende cabe recurrir a las normas del Capítulo 2 del Título VIII del libro Quinto “Modos de hacer la partición”. (116)

La partición puede conceptuarse como acto jurídico sustancial y como acto procesal. (117)

“Si la partición es concluida en forma privada tiene la naturaleza de acto jurídico y en consecuencia le serán aplicables las normas relativas a la invalidez e ineficacia del negocio. En cambio si es judicial su naturaleza participa, a la vez, de un acto sustancial y de un acto procesal que culminará con la aprobación de la cuenta particionaria (art. 731 del Código Procesal)”. (118)

Por otro lado, en los casos en que se exige la partición judicial, su omisión conlleva a la nulidad relativa del acto, susceptible por ende de confirmación (arts. 382, 386 y 2409 del CCyCN).

En principio el Código Civil y Comercial regula la partición privada (art. 2369) y la partición judicial (2371).

Explica Guardiola que: “Estas categorías corresponden a quién la decide y cómo se practica, (119) aunque a veces se la superpone con las formas por las cuales puede ser instrumentada. (120)

La primera es la que es llevada a cabo por el solo acuerdo de los copartícipes; la segunda es la que debe cumplir determinados procedimientos que encuentran su justificación en la necesidad de rodear de garantías los intereses de determinados sujetos (del que carece o está restringido en su capacidad, del ausente, del disconforme o de los terceros) y la seguridad de su resultado, estando sujeta al contralor y aprobación judicial (121); o como decía De Gásperi (122) `la que en un interés público instituye la ley y tiene lugar con intervención del juez, sujeta a las formas procesales de rigor´". (123)

Además, “y como en su momento lo establecía el art. 1184 del derogado Código Civil, la partición podrá hacerse también en forma mixta”. (124)

IX. Gastos de la partición

El art. 501 del CCyCN establece: “Los gastos a que dé lugar el inventario y división de los bienes de la comunidad están a cargo de los cónyuges, o del supérstite y los herederos del premuerto, a prorrata de su participación en los bienes”.

Al efectuarse la partición se originan una serie de gastos, los del inventario, el avalúo, la adjudicación de bienes. “En armonía con el principio de autonomía de la voluntad, podrán acordar la forma y la proporción en cada uno asumirá los mismos”. (125)

De esta manera, “ante la falta de acuerdo entre las partes, el principio es que deben asumir esos gastos en forma proporcional a la partición que le corresponde en la masa común. La excepción son los trabajos o gastos innecesarios, que son considerados comunes y los asumirá quien los causó, como está previsto para la acción de partición”. (126)

Después de la partición, cada uno de los cónyuges responde frente a sus acreedores por las deudas contraídas con anterioridad con sus bienes propios y la porción que se le adjudicó de los gananciales (art. 502 del CCyCN).

X Conclusión.

Con la sanción del Código Civil y Comercial la partición de la comunidad cuenta con normas específicas dentro del régimen de bienes, ello sin perjuicio de la necesaria remisión a la partición hereditaria. Se advierte asimismo que se mantienen los criterios jurisprudenciales y doctrinarios ideados en torno al Código de Vélez, pero a la vez se incluyen nuevas normas, como la que regula el instituto de la atribución preferencial.

Por último, tal vez valga recordar, como enseñaba Josserand que “la partición ´no desplaza, no transfiere nada; su papel, de orden distributivo, consiste en situar, en localizar los derechos preexistentes, en sustituir partes alícuotas, fracciones, números, por cosas. Una vez efectuada la repartición, los copartícipes no son más ricos que antes, pero sus derechos se presentan bajo la forma concreta y exclusiva; se ha materializado en bienes determinados`”. (127)


CITAS LEGALES

(72) Herrera Marisa, en “Código Civil y Comercial, comentado”, T. III, Lorenzetti, Ricardo Luis (director), Rubinzal – Culzoni Editores, 2015, p.149.

(73) Krasnow Adriana N, en “Tratado de Derecho de Familia”, Krasnow Adriana N (directora), 1° ed., Buenos Aires, La Ley, 2015, T II, p. 619.

(74) Art. 475 Causas. La comunidad se extingue por:
a) la muerte comprobada o presunta de uno de los cónyuges;
b) la anulación del matrimonio putativo;
c) el divorcio;
d) la separación judicial de bienes;
e) la modificación del régimen matrimonial convenido.

(75) Arianna, Carlos, Bertini, Adriana S., “Disolución del régimen patrimonial del matrimonio. Indivisión postcomunitaria. Liquidación y recompensas en el nuevo Código Civil y Comercial", Sup. Esp. Código Civil y Comercial de la Nación. Familia 2014 (diciembre), 31, Cita Online: AR/DOC/4291/2014.

(76) Art. 476 Muerte real y presunta. La comunidad se extingue por muerte de uno de los cónyuges. En el supuesto de presunción de fallecimiento, los efectos de la extinción se retrotraen al día presuntivo del fallecimiento.

(77) Méndez Costa, M. J., en Méndez Costa- Ferrer-D´Antonio, Derecho de Familia, Rubinzal-Culzoni, Santa Fe 2008, t. II, ps. 278, citado por Ferrer Francisco M. "Comunidad Hereditaria e Indivisión Posganancial”, Rubinzal-Culzoni Editores, 1° edición revisada, Santa Fe, 2016, p. 443.

(78) Vidal Taquini, C.H “Régimen de bienes en el matrimonio”, Astrea 1993, parágrafo 264 citado por citado por Ferrer Francisco M. "Comunidad Hereditaria e Indivisión Posganancial”, Rubinzal-Culzoni Editores, 1° edición revisada, Santa Fe, 2016, p. 444.

(79) Ferrer Francisco M. "Comunidad Hereditaria e Indivisión Posganancial”, Rubinzal-Culzoni Editores, 1° edición revisada, Santa Fe, 2016, p.444

(80) Belluscio, Augusto Cesar, “Manual de Derecho de Familia”, décima ed. Abeledo Perrot, 2012, p. 533.

(81) Rivera Julio César, Graciela Medina (directores), Rolleri Gabriel, “Manual de sucesiones”, 1ª edición, Abeledo Perrot, Ciudad Autónoma de Buenos Aires, 2017, p. 286

(82) Mazzinghi, Jorge A. M. “Derecho hereditario del cónyuge en concurrencia con los descendientes. Dos escenarios relativamente sencillos y un tercero más complejo”, LA LEY2017-A, 1216, Cita Online: AR/DOC/521/2017.

(83) Art. 2434: “Si heredan los ascendientes, al cónyuge le corresponde la mitad de la herencia”.

(84) Azpiri, Jorge O, “Derecho Sucesorio”, 5ª edición, Hammurabi, 2017, p. 260 y ss.

(85) Mazzinghi, Jorge A. M. “Derecho hereditario del cónyuge en concurrencia con los descendientes. Dos escenarios relativamente sencillos y un tercero más complejo”, LA LEY2017-A, 1216, Cita Online: AR/DOC/521/2017.

(86) Arianna, Carlos, Bertini, Adriana S., “Disolución del régimen patrimonial del matrimonio. Indivisión postcomunitaria. Liquidación y recompensas”…, ob cít.

(87) Rivera Julio César, Graciela Medina (directores), Rolleri Gabriel, “Manual de sucesiones”, 1ª edición, Abeledo Perrot…ob cit., 287.

(88) Art. 2325CCyCN: Actos de administración y de disposición. “Los actos de administración y de disposición requieren el consentimiento de todos los coherederos, quienes pueden dar a uno o varios de ellos o a terceros un mandato general de administración”.

(89) Art.2353 CCyCN: Administración de los bienes. “El administrador debe realizar los actos conservatorios de los bienes y continuar el giro normal de los negocios del causante.
Puede, por sí solo, enajenar las cosas muebles susceptibles de perecer, depreciarse rápidamente o cuya conservación es manifiestamente onerosa. Para la enajenación de otros bienes, necesita acuerdo unánime de los herederos o, en su defecto, autorización judicial”.

(90) Art. 2346 del CCyCN: Designación de administrador. Los copropietarios de la masa indivisa pueden designar administrador de la herencia y proveer el modo de reemplazarlo. A falta de mayoría, cualquiera de las partes puede solicitar judicialmente su designación, la que debe recaer preferentemente, de no haber motivos que justifiquen otra decisión, sobre el cónyuge sobreviviente y, a falta, renuncia o carencia de idoneidad de éste, en alguno de los herederos, excepto que haya razones especiales que lo hagan inconveniente, caso en el cual puede designar a un extraño.

(91) Rivera Julio César, Graciela Medina (directores), Medina Graciela, Rolleri Gabriel (Autores), “Manual de sucesiones”, 1ª edición, Abeledo Perrot…ob cit., 286. Sostienen los autores: “…Entendemos que si bien es clara la remisión que hace el art. 481 a las norma de la indivisión hereditaria, cuando recurrimos al Título VI del Libro V, nos encontramos que no existen normas concretas que brinden solución al régimen aplicable al pasivo de los esposos, lamentando que este vacío legal deberá ser, nuevamente, llenado por la doctrina y la jurisprudencia”.

(92) Rivera Julio César, Graciela Medina (directores), Medina Graciela, Rolleri Gabriel (Autores), “Manual de sucesiones”, 1ª edición, Abeledo Perrot…ob cit., 288 y ss.

(93) Castro Mitarotonda, Fernando H. Sarquis, Lorena, “Indivisión Postcomunitaria y deudas de los cónyuges”, DJ10/03/2010, 549.

(94) Pérez Lasala, José Luis, “Tratado de Sucesiones”, parte especial, T. II, 1ª ed.,… ob cit. p. 87.

(95) Guaglianone, Aquiles Horacio, Disolución y liquidación de la sociedad conyugal, Buenos Aires, 1965, p. 23, citado por Pérez Lasala, José Luis, “Tratado de Sucesiones”, parte especial, T. II, 1ª ed.,… ob cit. p. 88.

(96) Azpiri, Jorge O, “Derecho Sucesorio”, 5ª edición, Hammurabi, 2017, p. 261 y ss.

(97) Azpiri Jorge O,…ob cít. p. 261.

(98) Azpiri Jorge O,…ob cít. p. 262.

(99) Azpiri Jorge O,…ob cít. p. 263.

(100) Azpiri, Jorge O, “Derecho Sucesorio”, 5ª edición, …ob cit. p. 180

(101) Méndez Costa, M. J., en Méndez Costa- Ferrer-D´Antonio, Derecho de Familia, Rubinzal-Culzoni, Santa Fe 2001, p., 319, citada por Krasnow Adriana N, en “Tratado de Derecho de Familia”, Krasnow Adriana N (directora), 1° ed., Buenos Aires, La Ley, 2015, T II, p. 856. .

(102) Krasnow Adriana N, en “Tratado de Derecho de Familia”, Krasnow Adriana N (directora), 1° ed., Buenos Aires, La Ley, 2015, T II, p. 856.

(103) Moreno de Ugarte, Graciela M, “Liquidación y partición de la comunidad de bienes en el nuevo código civil”, RDF 70, 93, Cita Online: AP/DOC/441/2015.

(104) Méndez Costa, María Josefa, “Los bienes gananciales en la sucesión, en L.L 1983-D-816, n° III-A, citada por citado por Ferrer Francisco M. "Comunidad Hereditaria e Indivisión Posganancial”, Rubinzal-Culzoni Editores, 1° edición revisada, Santa Fe, 2016, p. 455.

(105) Moreno de Ugarte, Graciela M, “Liquidación y partición de la comunidad de bienes en el nuevo código civil”,…ob cit.

(106) Krasnow Adriana N, en “Tratado de Derecho de Familia”, Krasnow Adriana N (directora), 1° ed., Buenos Aires, La Ley, 2015, T II, p. 858.

(107) Peracca Ana, en E, en “Código Civil y Comercial de la Nación”, Caramelo, Gustavo – Herrera Marisa – Picasso, Sebastián (directores), T. II, Editorial Dirección Nacional del Sistema Argentino de Información Jurídica, Buenos Aires, 2015, p. 173,http://www.saij.gob.ar/docs-f/codigo- comentado/CCyC_Nacion_Comentado_Tomo_II.pdf.

(108) Azpiri, Jorge O, “Derecho Sucesorio”, 5ª edición, …ob cit. p. 180

(109) Art. 2369 Si todos los copartícipes están presentes y son plenamente capaces, la partición puede hacerse en la forma y por el acto que por unanimidad juzguen convenientes. La partición puede ser total o parcial.

(110) Pérez Lasala, José Luis, “Tratado de Sucesiones”, parte especial, T. II, 1ª ed.,… ob cit. p. 89

(111) Pérez Lasala, José Luis, “Tratado de Sucesiones”, parte especial, T. II, 1ª ed.,… ob cit. p. 89.

(112) Arianna, Carlos A, “Las reformas en materia de partición hereditaria”, L.L 2016- F, p. 709.

(113) Arianna, Carlos A, “Las reformas en materia de partición hereditaria”,…ob cít.

(114) Belluscio, Augusto César, “Los puntos fundamentales del Anteproyecto de Código Civil en materia de sucesiones”, Suplemento J.A 2012-III-, fascículo n.7, p 7.

(115) Krasnow Adriana N, en “Tratado de Derecho de Familia”, Krasnow Adriana N (directora), 1° ed., Buenos Aires, La Ley, 2015, T II, p.862.

(116) Krasnow Adriana N, en “Tratado de Derecho de Familia”,…ob cít. p. 863.

(117) Zannoni, Eduardo A, “Derecho Civil. Derecho de las sucesiones”, 4º ed., T I, Editorial Astrea, 1997, T. I, p. 679.

(118) Arianna, Carlos A, “Las reformas en materia de partición hereditaria”, L.L 2016- F, p. 709.

(119) Goyena Copello, Héctor R., Tratado del Derecho de Sucesión, t. III, Astrea, Buenos Aires p. 482. citado por Guardiola, Juan José, “Modos y formas de partición”, SJA 08/02/2017, 51, Cita Online: AP/DOC/1278/2016.

(120) Medina, Graciela, Proceso sucesorio, Medina, Graciela, Proceso sucesorio, t. II, 3ª ed., Rubinzal-Culzoni, Santa Fe, ps. 271/272., citado por Guardiola, Juan José, “Modos y formas de partición”,…ob cít.

(121) Rébora, Juan Carlos, “Derecho de las Sucesiones”, t. I, 2ª ed., Bibliográfica Argentina, Buenos Aires, ro. 345 p. 547, citado por Guardiola, Juan José, “Modos y formas de partición”,…ob cít.

(122) De Gásperi, Luis, Tratado de Derecho Hereditario, t. II, TEA, Buenos Aires, 1953, nro. 238, p. 224. citado por Guardiola, Juan José, “Modos y formas de partición”,…ob cít.

(123) Guardiola, Juan José, “Modos y formas de partición”, ob cít.

(124) Guardiola, Juan José, “Modos y formas de partición”, ob cít; citado por Kielmanovich Jorge L, “Los convenios de partición o liquidación de la indivisión postcomunitaria del matrimonio y la partición judicial”, LL2018-F, p.1.

(125) Krasnow Adriana N, en “Tratado de Derecho de Familia”, Krasnow Adriana N (directora), 1° ed., Buenos Aires, La Ley, 2015, T II, p 864.

(126) Herrera Marisa, en “Código Civil y Comercial, comentado”, T. III, Lorenzetti, Ricardo Luis (director), Rubinzal – Culzoni Editores, 2015, p. 257

(127) Maffía, Jorge O., “Tratado de las sucesiones”, T I, p. 669, citado por Kielmanovich Jorge L, “Los convenios de partición o liquidación de la indivisión postcomunitaria del matrimonio y la partición judicial”, LL2018-F, p.1.






Cantidad de Palabras: 4627
Tiempo aproximado de lectura: 15 minutos




Fuente | Autor: (c) 2000 - 2019 - Utsupra.com. UTSUPRA DATA UDSS S.A. - Todos los Derechos Reservados. Prohibida su reproducciòn total o parcial sin el consentimiento expreso del editor. /(c) 2000 - 2019 - Utsupra.com. UTSUPRA DATA UDSS S.A. - Todos los Derechos Reservados. Prohibida su reproducciòn total o parcial sin el consentimiento expreso del editor.










Navegación::
Inicio Utsupra.com   |   UTDOC   |   UTSEG | Sitios Web Utsupra para Abogados
Recupero de clave y de enlace Web en su e-mail
INICIO   |   SUSCRIBIR   |   CONTACTENOS   |   Destacadas

Bases de Modelos   |   Edictos   |   Alertas de Edictos

Privados | Penal   |   Laboral   |   Administrativo | Notarial   |   Notarial Internacional

Definición de Políticas de Privacidad Utsupra.com


Canales:

www.utsupra.com
facebook:: www.facebook.com/utsupra
twitter:: www.twitter.com/utsupracom

Atención al Cliente y Ventas::
24 horas exclusivo por utsupradata@gmail.com o formulario de contacto.




Listado de Noticias






(c) 2000 - 2018 UTSUPRA DATA UDSS S.A. | www.utsupra.com | Todos los Derechos Reservados | Prohibida la reproducción total o parcial. Permiso del Editor requerido para la trasncripción de contenidos.