- Genocidio Armenio.



UTSUPRA

SECTOR DOCTRINA

Editorial Jurídica | Cloud Legal









Doctrina | Origen: Argentina : Fecha . Citar como: Protocolo A00364192654 de Utsupra.

Genocidio Armenio.



Ref. Comentario sobre la reedición del libro UN PROCESO HISTORICO: Genocidio Armenio. Por Alberto Biglieri. // Cantidad de Palabras: 2603 Tiempo aproximado de lectura: 9 minutos


UN PROCESO HISTORICO.

Pretendo recomendar la lectura de este texto desde su utilidad como fuente de información sobre los procesos penales cuyos efectos se perciben en el estudio de los Derechos Humanos, y hasta la actualidad de una nueva materia de los planes de estudio de abogacía : Derecho de la Integración, incorporada a las cursadas obligatorias de la carrera de derecho en la UBA.

Antes de detallar las características y el objeto de estudio de esa materia que llevan al consejo inicial, dedicaré unas líneas a las cuestiones sobre la Causa Armenia, que ameritaron en mí esta lectura que hoy recomiendo.

No quiero mostrarme como un historiador, y menos aún pretender enrolarme en alguna escuela revisionista de temas remanidos de la historia mundial. No obstante, me permitiré algunas especulaciones por el solo hecho de ejercer la libertad de pensar y escribir algunas ideas que disparó en mí, la lectura del libro que tenemos ahora en nuestras manos.

En el texto descubrí al Dr. Nazim. Y como si se tratara de un estudioso de la cábala, visualicé una imagen y el objeto que representaba: el nombre de un partido político. Por ahí había leído que fue Goebbels, el Ministro de Prensa y Propaganda de Hittler, quien acuñó el apodo de "Nazi" para identificar a los simpatizantes del Partido Nacional Socialista Alemán – en el idioma teutón Nationalsozialistische- NAZI de su presunto apócope. Pero, me pregunto: ¿No hubiera sido más natural o correcto usar las primeras silabas de la palabra compuesta y crear el apócope NASO?. He realizado una pequeña investigación al respecto: según me han explicado , en alemán, la "i" identifica el gentilicio y pluraliza; entonces la abreviatura inicial habría sido NASI , pero este vocablo genera una confusión tipográfica y cacofónica con su similar nasi (nariz en alemán , que, además, si es prominente aparece como un rasgo físico no ario), siendo entonces utilizada la conjunción de la primer silaba – NA -del primer termino del compuesto (National) , con la segunda silaba del segundo termino (sozialistische),- ZI- , que al unirse permiten también receptar las nociones del plural y del gentilicio, de allí: NAZI.

Pero fue en la relectura – y sobre esto me extenderé más adelante- del libro que ahora tiene en sus manos, que encontré la increíble aparición del médico cuya autoría intelectual y apoyo científico se destacó en los métodos y decisiones del Pachá Taleat, a tal punto de haber recibido el 6 de Julio de 1919 la condena a muerte por idénticas responsabilidades que las del mismo Taleat, de Enver, y de Djemal. En el excelente trabajo de Alfred de Zayas, publicado con el esfuerzo del Consejo Nacional Armenio de Sudamérica, también se destaca , en el prologo de la Comisión Internacional la relevancia e influencia ideológica de Nazim sobre el gobierno de los Jóvenes Turcos del Comité de Unión y Progreso (CUP).

Mehmet NAZIM Bey. Bey era un cargo apenas de inferior rango o jerarquía a la de los Pachas o pashas. Se lo relaciona directamente con los genocidios armenio y griego. Más aún, es uno de sus diseñadores. ¿Puede no haber sido esta una inspiración goebbeliana? La opción fonética: ¿ No será un homenaje de Goebbels a Nazim, como adelanto de los dichos posteriores de su jefe?. Más todavía: ¿ No serán las palabras del magnigenocida la conclusión y fuente de sus conocimientos históricos?

Hitler había sostenido en su invasión a Polonia que la humanidad no recordaba el salvajismo de Genghis Khan ni la masacre de los armenios, según concluía, tampoco él sería recordado por sus exterminios raciales. Se le atribuye la execrable expresión: " ¿quién habla hoy del aniquilamiento de los armenios?"

He relatado en otras ocasiones mi relación con Armenia y su cultura desde mi lugar en el mundo. La educación de mis hijos Leandro y Antonella en el Instituto Jrimian -adonde él se ha incorporado como docente-, la dificultad profesional en un juicio sucesorio para demostrar el árbol genealógico de mis clientes, descendientes de armenios en la diáspora. El lemenyún que nos preparaba la madre de Fabián en la adolescencia. La quejosa cara del amigo Nervi , cada vez que lo apodaban "turco".

Confieso algún celo: abuelos maternos españoles, paternos italianos y orgullo latino. Apellido italiano del norte y sentimientos del sur. Mi hija mayor, con esa increíble frescura de los adolescentes y la inasible arma que hemos librado en sus manos – internet- ha logrado rebautizarse en la red. Todos lo podemos hacer, pero ella no ha necesitado de alias, avatares ni nombres de fantasía, su mail se inicia así: biglieriantonella@.... . Con un click adoptó y modificó su patronímico. Con un simple y vulgar click , su ciudadanía virtual pasó de la argentino-italiana a la argentino-armenia. Espero que siga estudiando derecho: las letras o las artes y sus habituales seudónimos o nombres de fantasía me resignarían a explicar constantemente mi orgullo filial con Tonella Biglierian, la ciudadana digital.

Confieso también, que la integración de ambos en el ámbito cultural armenio me dio un fuerte baño socrático: Ignoraba, que las dimensiones de la masacre todavía marcaba secuelas en las actuales generaciones orgullosas de un pequeño país de pié junto al Monte Ararat, pero con voces y colectividades pujantes y emprendedoras en todos los continentes y rincones del mundo.

Ignoraba, su profundo ideal cristiano, y su visión respetuosa de todas las religiones en un territorio enclavado en la intolerancia tanto geográfica como geopolítica.

Ignoraba, su compromiso y solidaridad con las luchas internacionales por los derechos humanos, y su participación en la recuperación de la democracia Argentina.

Me apasionaron sus poetas, sus danzas y sus platos típicos, vuelvo a recomendar el mantè y el suberek. Y agradezco la milenaria custodia de las grutas de Belem.

Y después, cada día de sus estudios o de trabajos prácticos "recursé" la noción de genocidio acuñada por Raphael Lemkin, cuando no le alcanzaba la idea de asesinato masivo.

Exterminio, aniquilamiento sistemático; intolerancia racial, religiosa o cultural; plan de acción, pluralidad de ejecutores; matanzas, lesiones graves, sometimiento con fines de destrucción, traslado por la fuerza de niños de un grupo a otro.....Todo junto, separado o mezclado, es igualmente repugnante.

A esta altura, notarán que hay palabras irrepetibles, que hay que usarlas solo lo necesario e imprescindible, pues fue el derecho el que lo describió y definió en la Convención de las Naciones Unidas para la Prevención y la sanción de ese delito (en 1948). El termino proveniente del vocablo genos (familia, pueblo, raza, tribu) y del sufijo latino cidium (matar), tiene esa condición especial y no hay que utilizarla usualmente. Para que sirva para describir una de las peores situaciones por las que ha atravesado la humanidad, y para identificarla rápidamente, con contundencia, sin vaciar de contenido su significado, para que cuando se la menciona todos se detengan a escuchar, todos recuerden, todos reflexionen, todos pidan justicia, todos lo denuncien, porque todos somos armenios, todos somos judíos, todos somos cristianos, todos somos humanos. Que nadie más se olvide, porque la memoria es la primer condena, el primer paso de un proceso que puede llevar muchos años, pero que un día llega, pues la historia se compone de muchísimos hechos y nombres aislados, en cambio las Epopeyas las forjan quienes luchan por un ideal , incansablemente todos los días de sus vidas, como cada 24 de abril, en el que mis hijos me enorgullecen por su compromiso con su colectividad: LA HUMANIDAD.

Luego de esta reseña familiar y antes de llegar al abordaje que quiero proponer para leer el material que ha sido en esta ocasión reeditado, dejaré otras líneas para pensar sobre la complejidad del derecho penal internacional. Querría, con el perdón de los penalistas que participan con mas profundidad de estos estudios , argumentar otro enfoque sobre los efectos retroactivos – la faceta más criticada de la Convención- del delito de genocidio. Un acercamiento realizado antes y desde la diferenciación entre la norma procesal penal y la penal, con un simple agregado. Lemkin ensaya una figura agravada de un delito existente y tanta es la impunidad que se descubre en la trama de la ejecución, que siempre aparece un poder político necesariamente cómplice. La tendencia a la perpetuación en el poder de los gobiernos más asesinos de la historia, es directamente proporcional a su crueldad. Solo la imprescriptibilidad de los procesos garantizan los derechos de llevar a juicio a los responsables de tales delitos. La calificación del genocidio y sus efectos no conforman la tipificación de un delito completamente nuevo en el sistema. Sirve como medio y forma para alcanzar la justicia, saber la verdad y dar respuesta a tanto horror y daño.

He abusado de la paciencia del lector , para poder dejar en tinta y sobre el maravilloso soporte papel - para replicarlo digitalmente - , algunas ideas, opiniones y especulaciones que exceden los limites de un comentario bibliografico. Entonces, ahora sí, haré mi trabajo:

En muchas ocasiones he recurrido a la literatura clásica como fuente de la cual abrevar datos, memorias, costumbres y señales que me permitan arribar al conocimiento empírico de la realidad y de los antecedentes que construyen las instituciones jurídicas y políticas de la actualidad. Tengo algunos trabajos realizados sobre los textos de Cervantes, Lope de Vega y Calderón de la Barca, para descubrir en ellos las modalidades del poder en la historia hispana, a la postre nuestra historia.

Pero cuanto más contundente, es encontrar en el libro de los libros, en el clásico por excelencia, en la referencia histórica más antigua de la que se tenga noticia – amén del juicio valorativo que se quiera hacer sobre la Biblia – la mención sobre las características climatológicas, geográficas y poblacionales de la salvación de la humanidad. La estación final del largo viaje recreado en el Génesis 8: "Las aguas iban bajando sobre la tierra, con flujo y reflujo; empezaron a descender después de los ciento cincuenta días. El día diecisiete del séptimo mes, el arca descanso sobre los montes del Ararat." Nuestra nueva oportunidad nació en la antigua Armenia.

En honor a esa historia y a la esperanza, a la memoria y a la justicia internacional, los planes de las carreras de leyes de las Universidades Argentinas, siguiendo el ejemplo inicial del Plan de Estudios de la Facultad de Derecho – para ese entonces Abogacía- de la Universidad Nacional de Lomas de Zamora, impulsado por el Director/Decano de 1984 Héctor Negri, incluyeron en la curricula obligatoria la materia Derechos Humanos. La salida de la dictadura militar en la Argentina, trajo atada a sus entrañas la fuerza de la democracia que enjuició y condenó –respetando todas las garantías constitucionales vigentes- las violaciones sistemáticas de derechos humanos en el país. La posterior – y justa- calificación como delitos de lesa humanidad han permitido recuperar el recorrido iniciado y desarrollado por el Gobierno de Raúl Alfonsín. Una democracia aún débil, se desvío del camino ideal por el sendero de lo posible. Para consolidar los logros de aquellos juicios y el esclarecimiento del informe de la CONADEP se aprobaron en el Congreso de la Nación las leyes de obediencia debida y punto final, pero como decíamos, la calificación de lesa humanidad permitió enmendar sus efectos disvaliosos y continuar hasta cuando sea necesario con los juicios por la verdad. Lo mismo se busca para la causa armenia. La posibilidad de conocer la verdad, del reconocimiento de los autores y de la retracción de lo –todavía- posible, la compensación de lo dañado o al menos la negativa a la "premiación" internacional a un Estado que se encuentra en deuda con el presente y no puede escudarse en el "beneficio de inventario"

En este último supuesto, aparece la razón de mis palabras sobre este esfuerzo editorial.

El libro "UN PROCESO HISTORICO", fue editado por primera vez en la Argentina en democracia. En 1973. Varias personalidades contribuyeron a su publicación, entre ellas – como ahora- la familia Caramian. En aquella ocasión, el Profesor Mario H. Pena, titular de Derecho Penal prologaba y aconsejaba la lectura de esa edición de particular interés para su materia. El estudio del genocidio armenio atraviesa ahora distintos programas de estudios. Obviamente derecho penal, pero además Derechos Humanos, Garantías Constitucionales, y la recientemente incorporada Derecho de la Integración, se nutrirán de sus páginas. La Integración Económica es un fenómeno global, que ha disparado nuevas formas de relaciones jurídicas entre los viejos Estados Nacionales. La organización de la supranacionalidad europea es un hecho y va camino a replicarse en varios lugares del planeta. Es por lo tanto un objeto de estudio, un antecedente directo para entender y avizorar el futuro del Mercosur. La institucionalidad de la Unión Europea, funciona a pleno (sin juicio de valor al respecto), y en ese funcionamiento Francia encabeza la oposición a la incorporación de Turquía. El desconocimiento de la independencia de la República chipriota, los problemas limítrofes con Grecia, pero fundamentalmente la negativa al reconocimiento del genocidio armenio, son los pilares del argumento francés. Recordemos que fue en ese país donde se firmó el contundente antecedente de reconocimiento de los crímenes contra el pueblo armenio, en el malogrado Tratado de Sévres – embrión del fracaso de la Sociedad de las Naciones- de 1920. Se notará que la importancia geopolítica de Turquía es vital para Europa. Como a fines de los años ochenta y principios de los noventa del siglo XX, la Unificación Alemana permitió a la UE entrar en la Europa de Oriente, hoy Turquía es la puerta de acceso al territorio Asiático. No obstante el interés que esto genera, el negacionismo turco y la férrea oposición francesa alejan los fantasmas de la Eurasia de Orwell. La falta de premio hoy es el castigo. La no incorporación hasta el fin del negacionismo . Por ello, como lo recomienda el profesor David A. Halperín, la relectura de algunos títulos se llena de actualidad. Para comprender el juego político internacional y la decisión de la Unión Europea sobre Turquía, hay que informarse bien y para ello este libro es de suma utilidad. Al fin y al cabo no somos estúpidos, no es la economía lo único importante, aquí se trata de la vida y la memoria.

Alberto Biglieri
Profesor de Derecho de la Integración de la UBA.
Profesor de Derecho Administrativo de la UNLZ


Citas Legales
--------------------
1 Todavía se consigue la primera edición, casi para coleccionistas y ha sido reeditado este año c por el Consejo Nacional Armenio , en la editorial EDIAR con comentarios de Zaffaroni, Rafecas y O. Bayer.

2 Con la colaboración de la Prof. Leila Farías.


Cantidad de Palabras: 2603
Tiempo aproximado de lectura: 9 minutos




Fuente | Autor: (c) 2000 - 2011 - Utsupra.com. UTSUPRA DATA UDSS S.A. - Todos los Derechos Reservados. Prohibida su reproducciòn total o parcial sin el consentimiento expreso del editor./Alberto Biglieri